17 julio, 2024

Felipe Oliveira Baptista nos abre las puertas de su casa en París, un espacio que podría confundirse con un estudio de cine

2

El diseñador Felipe Oliveira Baptista solo buscaba que su casa tuviera mucha luz y que le recordara a su Lisboa natal. Las vistas al Sacré-Coeur venían de regalo.

Felipe Oliveira Baptista, ex director creativo de firmas como Lacoste y Kenzo, nos abre las puertas de su casa en París

Tres puertas francesas enmarcan el salón de Felipe Oliveira Baptista, con vistas al moderno barrio parisino de Saint-Georges. Junto con las cortinas austriacas, la chimenea pintada a rayas, las plantas y el sofá Camaleonda, parece más bien un estudio de cine. Es imposible resistirse a salir a la terraza, desde la que se puede observar a la gente paseando por la plaza y, al fondo, avistar las cúpulas de la basílica del Sacré-Coeur.

Un poco de contexto

Felipe abandonó su Lisboa natal con 18 años para abrirse camino en el mundo de la moda. Aterrizó en París y, una vez establecido, trabajó para Christophe Lemaire; años más tarde se erigió como director creativo de Lacoste y Kenzo, momento en el que empezó a tener saudade del sol del país luso. Por eso, cuando por fin decidió comprarse una vivienda en la capital francesa, uno de los requisitos era que tuviera grandes ventanales. Felipe atribuye a su mujer, Séverine, el mérito de haber encontrado semejante joya. Al principio, la pareja (socios también en el ámbito laboral) quería algo espacioso pero, tras varias decepciones, al final decidieron priorizar las vistas y, si hiciera falta, ya lo reformarían. “Lo más cursi de todo es que hace veinte años fuimos a cenar a casa de un amigo, justo a la vuelta de la esquina. Después dimos un paseo, señalé el edificio y le dije a Séverine: ‘Cómo me gustaría vivir algún día en un sitio así’, ¡y mira!”.

“Una casa es el mapa de tu vida: tiene que mostrar todo lo que has vivido y coleccionado”.

Felipe Oliveira Baptista

mesa redonda banco sillas blancas y pared de azulejos

Una reforma muy sutil

¿Y qué hay de las vistas? “Es como vivir en una pantalla de cine”, cuenta. Detrás de ella, sin embargo, no siempre fue todo tan bonito. Cuando les entregaron las llaves en 2016, todo era un batiburrillo de épocas (chimeneas de estilo gótico o paredes revestidas con espejos de los años veinte, por ejemplo), por lo que decidieron cambiar la distribución. «Aún así, no quisimos intervenir demasiado», afirma Séverine, que llevó la batuta durante los nueve meses que duró la obra. Un vaivén creativo es lo que ha dado forma al piso, y el toque individual de ambos le aporta armonía y equilibrio. Felipe, desde que dejó Kenzo en verano de 2021, se dedica a dibujar y pintar, y muchas de sus obras cuelgan de las paredes. Séverine, mientras tanto, es experta en encontrar tesoros de los años setenta y ochenta online, de ahí que haya piezas originales de Mario Botta, Ettore Sottsass o Sergio Rodrigues. Les encanta hacer fiestas e invitar a gente a cenar, aunque ahora eso está en pausa porque andan buscando una segunda residencia en Lisboa. Por fin Felipe volverá a disfrutar del sol, aunque nunca tendrán unas vistas como estas. Séverine asiente: «Es imposible cansarse de ellas».

Pasen y vean

Felipe dio un toque divertido a la chimenea con la ilustración; los tótems de cerámica alemanes de los años setenta los compraron
en Lisboa. Al fondo, maceteros de Willy Guhl.

Un comedor para mucha gente

En el comedor, mesa Samo de Carlo Scarpa y sillas de Sergio Rodrigues. En la pared, una fotografía de Wolfgang Tillmans,
una de las obras más preciadas de la pareja.

El gran dormitorio

Del dormitorio principal cuelga la lámpara Zafiro, de Mario Botta para Artemide. La colcha de la cama la encargó Séverine a medida en París.

Zona de trabajo

Suspensión de Mario Botta y sillas de Sergio Rodrigues. El jarrón
sobre el escritorio es de Kalou Dubus.

Un salón original y diferente

Una sala para descansar

Lámpara Inverted Triangle de Mario Botta para Artemide y set de sofás Togo, de Michel Ducaroy.

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720