14 abril, 2024

Desarrolladores quieren construir el rascacielos más alto de EE.UU. en una ciudad insólita

Un grupo de desarrolladores quiere construir el que sería el edificio más alto de Estados Unidos en un lugar insólito: Oklahoma City.

La ubicación propuesta para la “Legends Tower”, de 581 metros de altura, es ciertamente poco convencional. El rascacielos tendría más del doble de altura que el edificio más alto de Oklahoma City y sería el quinto más alto del mundo.

Los 10 edificios más altos de Estados Unidos se encuentran en Nueva York y Chicago, primera y tercera ciudades más grandes del país, respectivamente. Oklahoma City es la vigésima ciudad más grande de Estados Unidos, con unos 700.000 habitantes.

Los desarrolladores señalan que Oklahoma City está en expansión y afirman que la ciudad puede soportar un proyecto de este tipo. Creció casi un 2% entre 2020 y 2022. Entre 2010 y 2020, Oklahoma City fue una de las 14 ciudades estadounidenses que sumaron más de 100.000 habitantes.

El plan sirve de aval a una ciudad en crecimiento. Pero la propuesta puede estar condenada al fracaso desde el principio. El alcalde de Oklahoma City no se pronuncia sobre el plan, y un economista de la ciudad tachó el rascacielos de “un sueño en el cielo”.

Los desarrolladores, encabezados por la empresa de inversión inmobiliaria Matteson Capital y el estudio de arquitectura AO, anunciaron esta semana sus planes de construir el rascacielos en Oklahoma City como parte de un nuevo proyecto de desarrollo de uso mixto en la ciudad con tiendas, restaurantes y otras atracciones.

Otra razón por la que el proyecto es una sorpresa: la revolución del trabajo en casa desde la pandemia ha debilitado la demanda de espacio de oficinas. En la actualidad hay más oficinas vacías en EE.UU. que en ningún otro momento desde 1979. Muchos de los edificios más altos de Estados Unidos, como el One World Trade Center de Nueva York, de 541 metros de altura, y la Torre Willis de Chicago, de 527 metros, son edificios de oficinas.

Así que, en lugar de oficinas, la torre propuesta para Oklahoma City incluiría un hotel Hyatt con cientos de habitaciones, unos 1.750 apartamentos y 10.220 metros cuadrados para tiendas y restaurantes.

La “Legends Tower” sería parte de un nuevo proyecto de desarrollo. (Cortesía de A.O.)

En Bricktown, el distrito en el que está previsto construir el rascacielos, los promotores afirman que existe demanda debido a las nuevas opciones deportivas y de ocio. Los votantes aprobaron recientemente la construcción de un nuevo estadio para el Oklahoma City Thunder de la NBA en la zona y se está planificando la construcción de un nuevo estadio de fútbol.

“Oklahoma City se comprometió a crecer como gran área metropolitana. La ciudad ha invertido en infraestructuras en torno al proyecto”, dijo Scot Matteson, CEO de Matteson Capital, en declaraciones a CNN.

Difícil venta para los inversores

Los desarrolladores necesitan la aprobación de Oklahoma City para construir la torre.

Cuando se le preguntó si apoyaba la torre, el alcalde de Oklahoma City, David Holt, dijo en una declaración enviada por correo electrónico a CNN: “Desde mi punto de vista, los desarrolladores privados a menudo anuncian planes y algunos de esos planes se llevan a cabo, y otros no. No tengo una opinión firme y estoy deseando seguir sus intentos”.

El mayor obstáculo podría ser la financiación del rascacielos, según Stefan Al, arquitecto y autor de “Supertall: How The World’s Tallest Buildings Are Reshaping our Cities and our Lives”.

“No estoy seguro de que merezca la pena el sobrecoste de la construcción”, afirmó. Cuanto más alto es el rascacielos, más caro resulta debido a las estructuras añadidas para sostener el edificio.

“¿Hay mercado para pagar ese gasto?”, dijo Al, añadiendo que sería “difícil de vender para los inversores”.

Se calcula que todo el proyecto costará US$ 1.600 millones, incluidos los US$ 770 millones de la torre, según Matteson. La financiación del proyecto procederá de múltiples fuentes, dijo, incluidos US$ 200 millones en subvenciones aprobadas por la ciudad. La empresa también está buscando financiación estatal y federal adicional.

Pero la torre sería un “caso atípico sin precedentes” en Oklahoma City, dijo Jason Barr, profesor de Economía de la Universidad Rutgers-Newark que estudia la economía de los rascacielos y es autor de “Cities in the Sky: The Quest for the World’s Tallest Skyscrapers”.

Según él, la altura del edificio más alto de una ciudad está estrechamente relacionada con la del segundo edificio más alto, y la torre propuesta para Oklahoma City tendría más del doble de altura que el edificio más alto de la ciudad en la actualidad, el edificio de oficinas Devon Energy Center.

La población de una ciudad es también un importante indicador de la altura que alcanzará su edificio más alto.

Las grandes ciudades como Nueva York pueden tener edificios más altos porque tienen más habitantes y más empresas. Pero la torre de Oklahoma le pareció a Barr “demasiado alta para la población de la ciudad”. La población de Nueva York es unas 12 veces mayor que la de Oklahoma City, y la de Chicago es cuatro veces mayor.

“Cuanto más pequeña es la ciudad, más difícil es llenar todo ese espacio extra y a un precio que haga que merezca la pena”.

Steve Agee, economista de la Universidad de Oklahoma City, dijo que la idea es “un sueño en el cielo”, sobre todo porque las tasas de interés rondan máximos de 23 años, lo que dificultaría la financiación del edificio.

“No veo que la economía juegue a su favor”, dijo. “No me cabe en la cabeza que Oklahoma City esté preparada para un edificio así”.

Andy Rose, de CNN, colaboró en la elaboración de este artículo.

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720