14 abril, 2024

Hotel Sheraton: obra de US$ 40 millones será demolida tras ocho años paralizada

El hotel Sheraton de Cusco, cuya construcción de cimientos inició en el año 2016 por la constructora R&G, será demolido por afectar muros incas y andenes prehispánicos que fueron destruidos ese mismo año con la autorización de autoridades locales en ese momento.

La obra será destruida por orden del Tribunal Constitucional y la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco (DDCC), la cual tiene el plazo de 30 días para realizar un informe técnico sobre la demolición en el inmueble de la calle Saphy, así como la restitución de los muros incas que fueron desmontados para realizar dicha edificación.

Así lo establece la resolución N° 143 del Quinto Juzgado Civil de la Corte Superior de Justicia del Cusco por orden del Tribunal Constitucional (TC).

El documento también exige a la DDCC y la Municipalidad Provincial de Cusco (MPC) cubrir los gastos del derribo y de la restitución del bien patrimonial. Cabe mencionar, que la construcción está valorizado en más de US$ 40 millones y su demolición en más de S/ 1 millón.

Karen Rojas, procuradora de la MPC, indicó que la destrucción de la obra se llevará a cabo una vez que se haya elaborado y entregado el informe correspondiente. “Estamos a la espera del informe, este debe contemplar los aspectos técnicos, presupuestario y cómo se va a realizar esa demolición, para ponernos de acuerdo con la DDC”, explicó la funcionaria.

Controversia

La construcción del hotel ha sido controversial, ya que se inició demoliendo los predios N° 674 y 704 de la calle Saphi y el lote N° 5 de otra casa, cuya fachada daba a la calle Don Bosco, ubicados a pocos metros de la plaza mayor.

Las tres viviendas formaban parte del Patrimonio Cultural de la Nación y, según un informe de la Contraloría General de la República y reportes de la Dirección Desconcentrada de Cultura Cusco, contenían muros de la época inca, elementos líticos, canales y empedrados de la época colonial.

Asimismo, de acuerdo con el organismo de control, la constructora R&G SAC desmontó tres muros prehispánicos sin cuidar su intangibilidad.

Por ello, se concluyó que la edificación del hotel Sheraton afectó seriamente andenes de la época prehispánica y se exigió que los muros incas destruidos por la inmobiliaria sean restituidos.

De acuerdo con el Plan Maestro del Centro Histórico del Cusco, el edificio de 10 pisos de alto estaba siendo construido en una zona donde solo pueden haber inmuebles de hasta dos.

En ese marco, las resoluciones directorales del Ministerio de Cultura dictaron que se cometió daño “grave e irreversible” al Patrimonio Cultural de la Nación.

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720