14 abril, 2024

Hay vida más allá del aire acondicionado: métodos tradicionales (y sostenibles)

El aire acondicionado produce efectos nefastos en la salud y el planeta. Una realidad que incita a fomentar sistemas de climatización más tradicionales.

Métodos alternativos al aire acondicionado: de la India a Valencia

En Italia existe una maravillosa palabra, “meriggiare”, que en un español intraducible vendría a ser algo así como “mediodear”. Es el arte de cobijarse bajo un árbol en las horas más calurosas del día para sucumbir al frescor que nos ofrece la propia naturaleza. Sin ventiladores, sin ruidos de aparatos que osen interrumpir el silencio de un día de verano. Una alternativa al aire acondicionado, pero no la única.

Aunque en plena ola de calor sucumbamos al poder un botón para enfriar cualquier estancia, lo cierto es que el aire acondicionado arroja más riesgos que beneficios a nuestra salud y entorno. Según los expertos, el aire acondicionado no solo aumenta las emisiones de CO2 a la atmósfera y la temperatura ambiental, sino que también provoca deshidratación y problemas respiratorios en nuestro organismo. En un planeta donde muchos años atrás no existía el aire acondicionado, las personas fomentaban métodos alternativos que suponen toda una inspiración para futuros (y sostenibles) veranos.

Ideas para climatización sin aire acondicionado en España
El ejemplo de la alquería valenciana de mmarq
El estudio valenciano mmarq, responsable de la rehabilitación de una bella alquería de la que recientemente os hablamos en AD España, insisten en la necesidad de incorporar una climatización que no requiera de aire acondicionado: “En ocasiones, existen importantes limitaciones, pero intentamos siempre realizar un diseño bioclimático que potencie la ventilación cruzada de los espacios y la ventilación natural de la propia vivienda a través de huecos pasantes. Esto permite que el aire caliente de la vivienda ascienda y se pueda disipar hacia el exterior”, nos cuenta el estudio.

Para ello, mmarq apuesta por la recuperación del patio como elemento emblemático de la vivienda, permitiendo así crear un microclima que mejore tanto la calidad del hábitat como las condiciones higrotérmicas de la vivienda y del entorno más próximo que nos rodea: “Es una garantía para la climatización natural conseguir una vivienda pasante con circulaciones de aire natural, que favorezca las ventilaciones cruzadas, y que aproveche la doble orientación este-oeste”. Además, mmarq nos sugiere otros dos ejemplo de edificios tradicionales en España que nos ofrecen una lectura más amplia a la hora de protegernos de los rigores estivales:

Alhambra de Granada. La combinación de la presencia del agua, el manejo de los recursos y la integración de una naturaleza doméstica y controlada en el interior de los jardines forma ‘un todo’ donde se traspasan los límites entre el interior y el exterior.
Casas Cueva (Paterna, Alcalá del Júcar, Guadix, etc.). Podemos encontrar este tipo de viviendas repartidas por toda España y en distintas ubicaciones. “Se entienden como viviendas pegadas a la tierra que permiten protegerse de los rigores estivales por la propia masividad del lugar en el que se encuentra”, finaliza mmarq.

Ideas de climatización tradicionales procedentes de todo el mundo

  1. Jaali (India)
    La palabra jaali significa “red” y es el término que designa una piedra perforada y enrejada con patrones ornamentales a base de motivos geométricos o caligrafía. Una modalidad decorativa de gran tradición en la arquitectura indo-islámica ampliamente utilizada en diferentes zonas semiáridas como el Rajastán para paliar las altas temperaturas. ¿Cómo? Comprimiendo el aire a través de los agujeros, de forma que su velocidad se acelera al penetrar a través de estas aperturas.
  2. Torres de viento (Persia y Egipto)
    Las torres eólicas, conocidas como “badgirs” en Persia y “malqaf” en Egipto, eran antiguas estructuras de gran altura y muy estrechas con aberturas en la parte superior. El objetivo de estos iconos consistía en capturar el viento para redirigirlo al interior de los edificios a fin de proporcionar una ventilación natural y enfriar los espacios interiores. Algunos ejemplos de estas torres aún perduran hoy en diferentes regiones de Oriente Medio como el Golfo Pérsico y países como Irán o Irak.
  3. Riad marroquí
    Gran parte de la arquitectura de Marruecos, país abrazado por el desierto del Sáhara, fue diseñada con el clima como hilo conductor. Un buen ejemplo lo encontramos en los populares riads, o viviendas típicas hoy habilitadas como alojamientos turísticos. Esta casa tradicional marroquí fue concebida en torno a un patio central abierto, generalmente con una fuente de agua en el centro, que impulsa la ventilación. A su vez, las habitaciones se concentran alrededor del área central y no tienen ventanas, un factor que puede resultar absurdo, pero no. Y es que no contar con ventanas ayuda a regular la temperatura, ya que el 30% del calor no deseado entra por estas aberturas.
  1. Ksars (Marruecos)
    Si descendemos desde los riads de las grandes ciudades del norte de Marruecos hacia el desierto del Sáhara, comprobamos que muchas de las viviendas de las aldeas tradicionales – o ksars – fueron construidas con ladrillos de barro, el material que mejor se adapta a los climas secos y cálidos. Además, estas casas están conectadas a través de viviendas compartidas, factor que reduce las superficies exteriores y, por lo tanto, ayuda a proteger un espacio del clima extremo. Por último, los ksars cuentan con altos muros y pasillos cubiertos que aportan sombra, además de ser construidos cerca de un oasis para así refrescar el ambiente y protegerse de las tormentas de arena.
  2. Esteras mojadas (Egipto, China o India)
    Durante el atardecer, los antiguos egipcios solían colocar en sus ventanas una estera elaborada a base de juncos empapada en agua y, sobre ella, un pequeño recipiente lleno de agua con un agujero que permitía un goteo a fin de mantener húmeda la estera de forma constante. Gracias a este “invento”, el impulso de la brisa cálida de la noche permitía refrescar el interior de la casa al aumentar la humedad del aire. Este sistema de enfriamiento por evaporación también era común en ciertas regiones de áridas y tropicales de China y la India, en este caso a partir de esteras elaboradas con hierba o palma.

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720