15 abril, 2024

Estilo minimalista con toques de color… ¡una renovación increíble!

El estilo minimalista también puede llevar color, todo depende de los acentos y los toques que añadas a la decoración.

El estilo minimalista es una carta segura a la hora de renovar cualquier vivienda. Construido en 1934, este edificio de ocho plantas situado en la avenida de Versalles, en el distrito XVI, es uno de los más emblemáticos diseñados por Jean Ginsberg y su socio François Heep, dos arquitectos que siguieron los pasos de sus predecesores, Le Corbusier, Robert Mallet-Stevens y André Lurçat. Con su estructura de hormigón armado revestida de piedra, sus ventanas horizontales al estilo Corbusier, sus balcones enjutos y su arquitectura cilíndrica en esquina, es una dinámica reinterpretación modernista del edificio rotonda parisino.

Mesa de centro de madera sillones individuales banqueta ventanal.

Las paredes blancas difuminan la abundante luz que entra por el techo acristalado y los grandes ventanales. Cafeine / Thomas De Bruyne.

“Eso es lo que atrajo a los propietarios “, explica el arquitecto Baptiste Legué, que recibió el encargo de Archik, la agencia inmobiliaria y de arquitectura. El arquitecto Baptiste Legué, a quien la agencia inmobiliaria y de arquitectura Archik confió la renovación completa de este departamento de 63 m² en el quinto piso. ”La vivienda tenía mucho potencial. Empezamos por restaurar los marcos metálicos originales de las puertas que daban al balcón, un homenaje a la Villa Stein de Le Corbusier, con su balaustrada modernista…”. El esquema cromático en blanco y negro domina, y se repite por todas partes en un perfecto estilo minimalista.

Mesa rectangular sillas negras platos ventana.

Predominan el blanco y el negro, que se repite en toda la estancia. La alfombra blanco roto, bordeada por un marco de terrazo negro, aporta elegancia art déco. Cafeine / Thomas De Bruyne.

Liberar espacio

Lo único que pedían los propietarios era luz y un dormitorio que incorporase el cuarto de baño, como una pequeña suite de hotel. La estructura de hormigón, sin muros de carga, permite romper absolutamente todo y recuperar la distribución original del departamento, que se había vuelto muy recargada y enrevesada con el paso del tiempo y las sucesivas reestructuraciones. Así, dos arcos rectangulares dobles en dos partes que separaban el salón del comedor se volvieron a poner al descubierto, liberando un poste que capta la luz y da ritmo al espacio. Del mismo modo, el techo acristalado de la sala, que se abre a un pequeño balcón, ha visto reforzado su aporte de luz con la creación de un banco de travertino, elemento decorativo que realza la vista del exterior. En la recámara, un gran tocador suspendido ―para aligerar y no sobrecargar la pequeña habitación― envuelve la cama y hace las veces de cabecero.

Sillones individuales color naranja sof mesa de centro de madera ventanal.

Frente a una mesa de travertino de Talka, dos sillones de Gerrit Thomas Rietveld de Cassina aportan un toque de color. Sillón de lana rizada de Bureaux Lacroix. Cafeine / Thomas De Bruyne.

La luz como protagonista

Tras ampliar visualmente el espacio liberándolo y abriendo los pasillos, Baptiste Legué seleccionó una gama de materiales con texturas y colores contrastados, algo inusual para el estilo minimalista. En la sala, donde una moqueta color blanco roto combinada con alfombras tono sobre tono crea un ambiente cálido y acogedor, el arquitecto creó un marco de terrazo negro para realzar el efecto general.

Es un juego luminoso y sobrio entre la suavidad de la moqueta y el aspecto rugoso y mineral del terrazo, en un espíritu art déco acorde con el edificio. Este giro alegre se encuentra también en el dormitorio, donde el vestidor suspendido, que ondula como una cinta, está revestido de yeso mate, al igual que el mueble del lavabo. Aquí, ya no hay contornos ni alfombras, sino un suelo enteramente de terrazo negro, donde el arquitecto juega al contraste con la encimera de lavabo de terrazo claro, al igual que en la cocina diseñada a medida, cuyos muebles están revestidos de una luminosa laca mate de color blanco roto. “La cocina, que es muy pequeña, incorpora todos los elementos funcionales que cabría esperar encontrar en ella, ¡todo un reto!”.

Mesa de comedor rectangular sillas negras ventana.

Alrededor de la mesa, sillas Superleggera de Gio Ponti de Cassina. Cafeine / Thomas De Bruyne.

Jugar con suaves contrastes

El mobiliario elegido no es abrumador, sigue el mismo deseo de no sobrecargar sino de resaltar los volúmenes. Acompañando a una mesa de centro de travertino y a un sillón de lana rizada, las butacas de Gerrit Thomas Rietveld aportan un toque de color al salón, que hacen resaltar el estilo minimalista. Más adelante, las sillas de Gio Ponti rodean la mesa bistro de mármol del comedor; incluso el vestidor de la habitación, hecho a medida, refleja el deseo de Baptiste Legué de crear una casa lo más contemporánea posible. Incluso el vestidor de la recámara, hecho a medida, refleja el deseo de Baptiste Legué de ofrecer un mobiliario que no ahogue la habitación y combine las funciones de cabecero e iluminación. En el hall de entrada, las puertas de espejo aportan luz, amplían el espacio y permiten simplemente verse a uno mismo. “Se trataba de volver a conectar con la época de construcción del edificio, de mantener la coherencia con el edificio existente y su emblemática fachada de hormigón estriado…”.

bulo, las puertas de un vestidor con espejos amplían visualmente el espacio. Cafeine / Thomas De Bruyne.

Cama gabinetes closet.
Cama clóset mesa auxiliar.
Cuarto de baño espejo rectangular lavabo de mrmol accesorios de baño.
Planos arquitectónicos.

Artículo publicado originalmente en AD Francia.

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720