15 abril, 2024

¿Cómo se puede diseñar la arquitectura para reflejar el comportamiento humano?

La arquitectura consiste en el diseño de espacios para la ocupación humana. Más allá de la habilidad de los arquitectos/as para diseñar espacios que influyan en el comportamiento humano, existe por lo general una deficiencia a la hora de anticipar y reaccionar ante el comportamiento de los ocupantes. Para crear entornos que impulsen el bienestar, la productividad y el compromiso social, se debe fomentar una relación simbiótica entre los edificios y el comportamiento humano. De hecho, la intersección de estudios arquitectónicos y antropológicos forma un marco revelador para el diseño de espacios físicos informados por el comportamiento humano y el contexto cultural.

La antropología es el estudio de las sociedades humanas, culturas y su desarrollo a lo largo del tiempo. Frecuentemente, ofrece información sobre cómo las personas interactúan con su entorno, una temática que beneficia a la práctica arquitectónica. La importancia de la antropología para la arquitectura también radica en proporcionar sensibilidad cultural y consideraciones de equidad social, al mismo tiempo que promueve el diseño de espacios centrados en sus usuarios.

¿Cómo se puede diseñar la arquitectura para reflejar el comportamiento humano? - Imagen 4 de 4

La arquitectura y la antropología han compartido durante mucho tiempo intereses similares con respecto al entorno construido y su relación con la esfera social de la vida humana. Tradicionalmente, los profesionales de la arquitectura se centraban en los aspectos físicos de los edificios, considerándolos fines en sí mismos. Mientras tanto, los antropólogos/as han considerado las estructuras construidas como oportunidades para comprender diversas prácticas socioculturales.

En las últimas décadas se ha producido un cambio en ambas disciplinas. Los arquitectos/as se han alejado del modernismo y han adoptado diseños contextualmente específicos, mientras que la antropología y otras ciencias sociales han adoptado un “giro espacial”, centrándose en las interacciones entre humanos, elementos no humanos y el entorno construido. Los profesionales de la arquitectura están cada vez más preocupados por los aspectos performativos de los edificios, ampliando su interés en los estudios antropológicos. Los dos campos comparten puntos en común metodológicos y teóricos, lo que sugiere una posible colaboración como “antropología arquitectónica”.

¿Cómo se puede diseñar la arquitectura para reflejar el comportamiento humano? - Imagen 3 de 4

La esencia de la antropología arquitectónica radica en el reconocimiento de que la arquitectura se extiende mucho más allá del ámbito de los edificios y los espacios. Contiene una variedad de elementos, desde las propias estructuras físicas hasta los materiales utilizados, los contextos culturales que encarnan y las prácticas cotidianas de habitarlas. Al adoptar un enfoque interdisciplinario que combina conocimientos de la antropología y la arquitectura, los diseñadores pueden obtener conocimientos más profundos sobre cómo los espacios dan forma a la vida. La antropología arquitectónica ofrece una lente para explorar tres aspectos fundamentales de la práctica arquitectónica: diseñar, archivar y habitar. Cada una de estas dimensiones alumbra diversas facetas de la relación entre el ser humano y el medio ambiente, revelando la intrincada red de interacciones que definen el mundo construido.

Diseñar

Los estudios de arquitectura tradicionales a menudo se centran en los productos finales del diseño, pasando por alto el proceso dinámico a través del cual se conciben los edificios y los espacios. La antropología arquitectónica invita a un cambio de atención hacia el acto de diseñar en sí mismo, rastreando las complejas redes de personas, herramientas y tecnologías involucradas. La inmersión en las prácticas cotidianas de arquitectos y diseñadores puede ofrecer una visión más profunda de cómo surgen los espacios y las innumerables influencias que moldean su forma y función.

Archivar

La preservación y organización del conocimiento arquitectónico juega un papel crucial en la configuración de nuestra comprensión de la historia y evolución del entorno construido. La antropología arquitectónica examina los procesos de archivo, descubriendo los mecanismos a través de los cuales los artefactos arquitectónicos pasan a formar parte de narrativas históricas. Rastrear las prácticas de archiveros y curadores puede desentrañar las dinámicas sociales y culturales que informan la construcción de archivos arquitectónicos y su impacto en nuestra memoria colectiva.

Habitar 

El acto de habitar va más allá de la mera ocupación: abarca el compromiso activo y la transformación de los espacios construidos. La antropología arquitectónica profundiza en las prácticas cotidianas de habitar edificios, explorando cómo los usuarios interactúan con sus entornos y les dan forma a lo largo del tiempo. El estudio de las rutinas, los rituales y la dinámica espacial de la vida cotidiana proporciona información sobre la experiencia vivida de la arquitectura y sus implicaciones para el bienestar humano.

¿Cómo se puede diseñar la arquitectura para reflejar el comportamiento humano? - Imagen 2 de 4

Mejorar la comprensión de la antropología arquitectónica implica la adopción de un conjunto de reflexiones metodológicas para guiar las prácticas de investigación. La práctica requiere que uno evite apresurarse a dar explicaciones y, en cambio, priorice la inmersión en experiencias de primera mano de diseño, archivo y habitar a través de observación y documentación repetidas. También resulta interesante reconocer la importancia de los elementos no humanos en la configuración de los procesos arquitectónicos, rastreando sus roles y relaciones para lograr una comprensión integral de la dinámica del diseño. Se debe hacer hincapié en profundizar en los detalles minuciosos y las complejidades de las prácticas arquitectónicas en entornos cotidianos, alejándose de las vistas panorámicas para capturar los matices de las interacciones entre el ser humano y el entorno.

La arquitectura sirve como reflejo de la sociedad humana. En medio de las complejidades de la era del Antropoceno, cuando las intervenciones humanas han alterado el planeta a escala geológica, comprender las relaciones entre las personas y el lugar se vuelve cada vez más importante. Para entender verdaderamente esta conexión y diseñar edificios más habitables, se necesitan nuevos enfoques interdisciplinarios que combinen la antropología y la arquitectura. No se trata simplemente de una antropología de la arquitectura o una etnografía adaptada a los arquitectos/as, sino de un nuevo enfoque que trasciende estas perspectivas: la antropología arquitectónica.

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720