14 abril, 2024

¿Cómo lograr confort y bienestar en el diseño de espacios comunes?

Los espacios comunes, ya sean internos o externos, públicos o privados, se caracterizan por ser lugares de encuentro, oportunidades, intercambio de ideas o bienes, y en última instancia, le confieren identidad a las ciudades. Sin embargo, con la aparición de Internet y las redes sociales, muchas de estas funciones se han trasladado al ámbito virtual o han perdido parte de su relevancia, y hemos sufrido un impacto en las relaciones durante el largo período de aislamiento debido a la pandemia. Ante este desafío, los profesionales de la arquitectura se enfrentan a la cuestión fundamental de cómo revitalizar estos espacios cruciales para la sociedad. ¿Será el diseño la clave para reavivar estos lugares? ¿Cómo es posible lograr que estos espacios, que son a la vez de todos y de nadie, sean realmente cómodos?

El estudio de arquitectura Johnston Architects (JA), con sede en Seattle, ha intentado implementar este cambio en los espacios colectivos, incorporando algunos elementos tradicionalmente cómodos de las viviendas unifamiliares y espacios de recepción al ámbito de los proyectos públicos y los espacios de usos mixtos. La transformación es una respuesta a la evolución de las formas en que nos conectamos y colaboramos entre nosotros. El objetivo es claro: hacer que los espacios públicos sean más atractivos, más orientados a la comunidad y, por qué no, más parecidos a los “hogares”. Conversamos con Lina Baker, asociada de JA certificada por el NCIDQ y diseñadora de interiores, quien compartió sus ideas sobre cómo su firma da vida a esta transformación teniendo en cuenta consideraciones clave para los diseñadores:

Como diseñadores, podemos olvidar fácilmente que nuestras casas se unen de forma orgánica y gradual con el tiempo. Adquirimos un armario por aquí, una obra de arte por allá, una lámpara por aquí, una alfombra por allá; este método gradual da como resultado espacios que se sienten habitados y únicos. Cada uno de nosotros también creamos nuestros hogares dentro del contexto de nuestras propias identidades, lo cual es un lujo que el diseño público no nos permite. Cuando diseñamos espacios públicos, deberíamos preguntarnos continuamente cómo crear un poco de la sensación personalizada de un hogar curado, en lugar de utilizar el esquema “combinado” más típico que han utilizado las oficinas y bibliotecas del pasado.

¿Cómo lograr confort y bienestar en el diseño de espacios comunes? - Imagen 5 de 8

Promoviendo el confort a través de un diseño cohesivo y ecléctico

Un diseño para un espacio común no siempre tiene que ser minimalista. En cuanto al desafío de superponer materiales, texturas y colores para promover el confort en los espacios públicos, Baker desafía la noción del diseño comercial como mínimo y carente de identidad. Ella aboga por comenzar con una narrativa de diseño sólida y desarrollar una paleta general para impulsar un diseño cohesivo, alentando a los diseñadores a imaginarse a sí mismos en el espacio, concibiendo formas de introducir elementos eclécticos e inesperados para una implementación exitosa. Al enfatizar la importancia de la variedad, sugiere elegir acabados o elementos con algunas similitudes, pero que no coincidan, para respaldar una experiencia estética curada y duradera.

Prestar atención a las palabras que utilizamos para describir los espacios también es un gran indicador del enfoque con el que debemos empezar. Palabras como “cómodo” y “acogedor” evocan fuertemente un sentimiento particular y llevan consigo indicadores de cómo impulsar el diseño (por ejemplo, muebles que parecen más suaves y redondeados en lugar de ángulos fuertes y asientos firmes).

¿Cómo lograr confort y bienestar en el diseño de espacios comunes? - Imagen 2 de 8

Equilibrando funcionalidad, hospitalidad y durabilidad

En el ámbito del diseño de los espacios públicos, el delicado equilibrio entre funcionalidad, acogida y durabilidad es fundamental. Lina Baker aclara este desafío al afirmar: “A menudo, la función guía cómo se posiciona el espacio (por ejemplo, espacios orientados a la comunidad como centros de fitness contra espacios de uso solitario como espacios de coworking) y los accesorios del espacio desempeñan un papel fundamental a la hora de invitar a las personas a utilizar estos espacios”. Además, destaca el papel esencial de la iluminación en este sentido, asegurando que es uno de los factores más importantes para formar el clima general y orientar el uso de un espacio, y su intensidad y diseño deben ser adecuados a cada uso propuesto. “La iluminación sólo tiene éxito cuando se combina con acabados y muebles cuidadosamente seleccionados que atraen a los usuarios al espacio; los muebles y acabados deben reflejar la función manteniendo al mismo tiempo la identidad estética del proyecto general”.

¿Cómo lograr confort y bienestar en el diseño de espacios comunes? - Imagen 7 de 8

Baker destaca el enfoque matizado requerido, reconociendo que diferentes espacios, como centros de fitness orientados a la comunidad o espacios para uso solitario, requieren consideraciones de diseño muy diferentes. También resalta la necesidad de utilizar acabados y muebles de calidad comercial, garantizando longevidad y durabilidad en áreas públicas de alto tráfico.

Comprender al usuario para un diseño inclusivo e integral

Diseñar espacios públicos exitosos también requiere comprender a los usuarios para garantizar su inclusión. Esto es especialmente complicado en el caso de estos espacios, ya que se diseñan para ser utilizados por personas diversas con múltiples características físicas, educación e historias, quienes en última instancia deberían sentirse cómodos y mezclarse con el entorno.

Por ejemplo, en un caso hipotético, es más probable que su público objetivo, compuesto principalmente por profesionales emergentes de veintitantos años, esté en buena forma física y más interesado en las conexiones sociales. Los grupos de asientos blandos en alturas más bajas y las mesas comunitarias más grandes apoyan la función social informal de este grupo demográfico. Sin embargo, para dar lugar a casos atípicos, proporcionar asientos más altos con reposabrazos permite a los usuarios con movilidad reducida tener una experiencia similar dentro del mismo contexto espacial. Las mesas más pequeñas para 2 y 4 personas ofrecen una variedad de experiencias para los menos sociables e infunden un elemento de flexibilidad al espacio.

¿Cómo lograr confort y bienestar en el diseño de espacios comunes? - Imagen 4 de 8

La pregunta realmente se reduce a cómo crear equidad en un entorno abordando las necesidades de espacio de diversos individuos y luego enmarcando todas estas opciones en un concepto visual demográficamente apropiado. Utilizamos valores atípicos como factores principales porque a menudo requieren una consideración más cuidadosa: pasillos más anchos para el acceso de sillas de ruedas, pisos táctiles para personas con discapacidad visual o incluso algo tan simple como sillas más anchas para acomodar cuerpos más grandes. Los espacios interiores son transformadores cuando los usuarios pueden interactuar con ellos sin tener que considerar sus circunstancias específicas, y esto es cierto independientemente del público objetivo del proyecto.

Armonizando el diseño duradero con las tendencias en evolución

El desafío de equilibrar elementos de diseño duraderos con tendencias en evolución lleva a Baker a compartir su perspectiva sobre la longevidad del diseño. Ella aboga por una postura más liberal y afirma: “El gran diseño es duradero, incluso cuando se inclina fuertemente hacia una tendencia o tema específico”. Baker cree que la solidez del concepto y la capacidad del diseñador para cumplirlo son cruciales para alcanzarlo.

¿Cómo lograr confort y bienestar en el diseño de espacios comunes? - Imagen 8 de 8

Al reconocer la naturaleza cíclica de los elementos de diseño, Baker señala que muchos elementos utilizados en los espacios interiores hoy en día tienen raíces históricas. Ella anima a los diseñadores a tener confianza en sus conceptos, explorar versiones sofisticadas de opciones de diseño y utilizar motivos modernos en un diseño general bien pensado para crear personalidad y distinción duraderas en un espacio.

También es interesante observar que muchos de los elementos de diseño que utilizamos hoy en los espacios interiores han aparecido repetidamente a lo largo de la larga historia de los interiores internacionales. Si bien la aplicación y la imagen estética general varían, hay elementos de diseño que realmente han resistido la prueba del tiempo. El arco curvo actualmente de moda es un ejemplo maravilloso de un elemento clave que se ve en interiores históricos remontados al segundo milenio antes de Cristo y que, cuando se aplica bien, dentro de un contexto moderno, ha tenido un legítimo poder de permanencia. Creo que utilizar motivos modernos en un diseño general sofisticado y reflexivo puede ser una excelente manera de crear personalidad y distinción perdurables en un espacio.

¿Cómo lograr confort y bienestar en el diseño de espacios comunes? - Imagen 3 de 8

Flexibilidad y adaptabilidad

Estas dos características deben ocupar un lugar central en el arte de orquestar el diseño de espacios de uso colectivo. Para ello, la posibilidad de utilizar mobiliario modular y móvil, así como un control de iluminación a micronivel, facilitado por lámparas de pie o de mesa, no sólo permite personalizar su experiencia, sino que también fomenta el uso previsto del espacio. Además, la amplia gama de acabados y opciones de muebles puede satisfacer diversos requisitos funcionales, con una infusión deliberada de variedad para adaptarse a las preferencias de comodidad matizadas de una amplia audiencia. Ya sea que se trate de preferencias individuales, la experiencia sensorial del diseño prioriza las opciones, garantizando la satisfacción general del usuario.

¿Cómo lograr confort y bienestar en el diseño de espacios comunes? - Imagen 6 de 8

Aún así, enfatiza que como diseñadores, no importa cuánto lo intentemos, solo podemos sugerir que dichos espacios se utilicen de una manera específica, pero reconoce que ese diseño rara vez es absolutamente prescriptivo.

Para algunos, el confort significa asientos firmes, para otros, suaves. Algunas personas prefieren luces brillantes, otras prefieren luz tenue. La experiencia sensorial impulsa la comodidad, por lo que ofrecer opciones respalda el disfrute general del usuario.

Al adoptar un enfoque que prioriza la comodidad y la experiencia del usuario, redefinimos no solo el concepto de diseño, sino también la forma en que interactuamos y nos conectamos en los espacios que dan forma a las ciudades y comunidades del futuro. En un mundo dinámico, el diseño emerge como una poderosa herramienta para transformar los espacios públicos en lugares atractivos, inclusivos y duraderos.

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720