23 abril, 2024

Casa Mola: la simbiosis perfecta entre naturaleza y diseño

1

El corazón del bosque late en esta vivienda ubicada en Valle de Bravo diseñada por Estudio Atemporal.

En Avándaro, Valle de Bravo, municipio del Estado de México, se esconde una espectacular joya arquitectónica de 430 metros cuadrados que captura la esencia del entorno y la convierte en una experiencia habitable única: Casa Mola, una morada con olor a tierra mojada que nos recuerda que el verdadero lujo está en lo natural. Se trata de una obra de Estudio Atemporal, quienes mediante líneas simples, vistas de postal y un análisis de contexto casi obsesivo, lograron un santuario de armonía y diseño que mantiene la sensación de calidez y refugio clásica de una cabaña, al mismo tiempo que agrega un twist contemporáneo. Acompáñanos a descubrirla de la mano de sus creadores.

Chimenea comedor y cocina

La madera utilizada en el interior de Casa Mola, crea una atmósfera cálida, mientras que la teja del exterior permite que las hojas de los árboles se mezclen con la casa, otorgándole así un sentido de pertenencia a la naturaleza circundante.Cortesía Estudio Atemporal

La pasión por el entorno de Estudio Atemporal

A primera vista, la belleza de Casa Mola es indiscutible, sin embargo, detrás de la residencia existe un meticuloso saber hacer que dota a la vivienda de una disposición inteligente con cualidades sostenibles y a la medida de los habitantes. Al respecto, Atemporal nos compartió: “el análisis del contexto sin duda es uno de los puntos clave en nuestra metodología, por lo mismo, nuestros proyectos tienen un resultado siempre distinto. Parte importante del análisis es la selección de materiales, la cual debe responder a una necesidad y poseer un lenguaje que busque el menor impacto en mantenimiento; que se integren con su entorno y perduren con el paso del tiempo. Creemos que la arquitectura debe evolucionar, transformarse, adaptarse y ser un elemento que valore el pasar de los años”. En el caso de Casa Mola, la madera estructural utilizada en el interior crea una atmósfera cálida y acogedora, mientras que la teja plana en el exterior permite que las hojas de los árboles se mezclen con la casa, aportando textura y un sentido de pertenencia a la naturaleza circundante.

Para lograr que la casa se integrara perfectamente en el entorno sin afectar el ecosistema natural y en respeto a la topografía, se llevó a cabo un minucioso análisis de la ubicación de los árboles y los espacios vacíos. Esto permitió encontrar el mejor emplazamiento: un claro rodeado de vegetación, donde no sólo no fuese necesario derribar árboles, sino que consiguiera una generosa entrada de luz natural con vistas panorámicas. Inspirados por la naturaleza misma del bosque, el equipo buscó equilibrar elementos tradicionales con un toque contemporáneo, dando como resultado una especie de cabaña que se mimetiza con su entorno.

Recamara de la habitación principal de Casa Mola

Algo que resalta en la construcción de Casa Mola, fue que para lograr mayor privacidad, la habitación principal esta separada del resto de la casa.Cortesía Estudio Atemporal

Un recorrido por Casa Mola

El programa arquitectónico se diseñó pensando en una pareja joven que buscaba un espacio que combinara momentos de vida social con otros más íntimos y familiares; su requisito principal era separar la habitación principal del resto de la casa para lograr una mayor privacidad. El espacio público se convirtió en un conector y punto de encuentro, con los cuartos dispuestos en direcciones opuestas, creando áreas independientes para cada una de las actividades. “La cocina como espacio de reunión, la chimenea como acompañamiento al interior, el jacuzzi como un momento de contemplación y relajación al exterior, junto con la petanca como una actividad adicional más dinámica”, añadió Estudio Atemporal.

La estructura se fusiona con la tierra y los materiales se mimetizan con el entorno, logrando una confluencia perfecta entre la residencia y el bosque. Los arquitectos enfatizaron que, al abrir completamente las ventanas, el bosque ingresa a la casa y se convierte en el protagonista indiscutible, ofreciendo una pausa y un respiro para contemplar la naturaleza en todo su esplendor. Al mismo tiempo, el diseño interior es limpio y libre de pretensiones; continúa con la naturaleza discursiva del proyecto: enfatizar el entorno, sin embargo, ofrece una curaduría de mobiliario espectacular, fruto de la colaboración interiorista que generaron con Mariana Rocha Studio.

Camastros alberca y sala exterior

Un espacio rodeado de vegetación, que provee entrada de luz natural y regala vistas panorámicas. Inspirados por la naturaleza, Estudio Atemporal, logro crear una especie de cabaña que se mimetiza con su entorno.Cortesía Estudio Atemporal

Uno de los detalles más destacados es el camino de acceso, que se genera a partir de la partición del volumen principal. Este sendero conduce a la entrada principal de la casa y brinda una experiencia gradual y emocionante al revelar diferentes espacios a medida que se avanza por él. Además, la cubierta corrida de la residencia, con su horizontalidad contrastante con los árboles verticales, es un rasgo distintivo que destaca en el diseño.

Casa Mola es un ejemplo magistral de cómo la arquitectura puede converger de manera armoniosa con la naturaleza. Este proyecto ha logrado capturar la esencia del bosque y ha creado un espacio habitable que se funde con su entorno, permitiendo a sus habitantes disfrutar de la belleza y la serenidad de la naturaleza en su máxima expresión. Con una cuidadosa atención al contexto y una meticulosa selección de materiales, Estudio Atemporal ha logrado evocar una sensación de atemporalidad en esta encantadora residencia, demostrando así su visión única y su capacidad para crear obras maestras arquitectónicas que perdurarán en el tiempo.

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720