23 abril, 2024

Un Departamento de ensueño con hermosos vitrales de los años 20

ARQ2

En medio de París, encontramos este departamento de ensueño de 110 metros cuadrados en un edificio estilo art nouveau, con grandes flores grabadas en las fachadas de piedra y una magnífica vista al exterior. “Era el departamento de un gran amigo de la infancia del que me había distanciado un poco”, dice el arquitecto y diseñador de interiores Louis Denavaut, a quien le encargaron la remodelación. “Los vitrales me dejaron completamente impresionado. La mampostería redondeada y un poco setentera, incluso los arcos: todo era maravilloso”. El arquitecto optó por simplificar los espacios, dejando la pequeña cocina al final del pasillo. El piso desnudo reveló ser un interesante parqué en espiga, lo cual no esperaban pero fue una agradable sorpresa. La mayor parte del trabajo consistió en traer mármol de Portugal, un Pele de Tigre veteado, con el que Louis Denavaut decoró el baño del dormitorio principal.

Comedor con acabados de madera lampara colgante y decoración frutal.
El comedor despliega sus suaves curvas entre la madera y las paredes de color pastel.

Un diseño contemporáneo con un toque vintage

El reto de Louis Denavaut fue centrarse en el diseño más que en la estructura de este departamento de ensueño para trabajar y pulir el estilo que se inspira en los años 20 y 70. Desde un guiño a Pierre Jeanneret en el baño, con un lavabo de madera que flota sobre la tina, hasta los cubre radiadores en forma de antiguos transistores, pasando por los detalles de madera que se despegan e integran todo el mobiliario. La intervención, deliberadamente ligera en cuanto a su estructura pero no en cuanto al diseño, conserva las paredes curvas y las puertas redondeadas para integrar muebles de roble teñido diseñados a la medida, entre los cuales se encuentra un gran sofá de cuero, o una cabecera con una mesita de noche integrada à la Gio Ponti… “Quería juntar la elegancia del pasado con materiales nobles (sin laminados, ni contrachapados) con el objetivo de ahorrar sin sacrificar necesariamente la calidad y la elegancia”.

Esquina con desayunador hecho a la medida.
En la sala, un pequeño banco responde al sofá. Frente a una mesa Racine (Louis Denavaut), un taburete Bon de Aldo Bakker (Karakter Copenhagen). En la pared, una obra de Camille Chevrillon.

Los tonos de un pasado revisitado

En cuanto a los colores y materiales, el suelo de parqué y los vitrales (todos ellos de color rosa y verde), inspiraron al arquitecto a utilizar una paleta de suaves tonos pastel y a pintar el techo de un color gris verdoso. El sofá es color coñac para combinar con la madera de las puertas arqueadas del comedor. El comedor tiene detalles elegantes y delicados, la suspensión de lino, hecha a la medida, hace juego con la geometría redonda de la habitación y con la octagonal de la sala, tratadas como antiguas pantallas de principios de siglo. Como en todos sus proyectos, Louis Denavaut trabaja con una lógica de “caída cero”: un corte de mármol ocupa los espacios donde faltaban algunas tablas del suelo. La entrada, como suelen ser los vestíbulos haussmannianos, es un poco oscura pero tranquilizadora gracias su estilo clásico. En la cocina, los elementos de los años 80 adoptan un toque contemporáneo. “Soy un gran admirador de Laurent Deroux, el arquitecto de APC, y de sus detalles de madera repartidas por las tiendas… También resueno con el trabajo de Xavier Veilhan en el arte contemporáneo y la simplicidad y extrema eficacia de las intervenciones rápidas. Me gusta mucho trabajar así…” En las paredes hay obras de los artistas Chloé Vanderstraeten y Camille Chevrillon y en el suelo, alfombras de Pinton. En un rincón de la sala, una reinterpretación libre de las repisas de Charlotte Perriand, flotando sobre sus dos patas cuyo diseño se inspira en los timones de un barco y que se asemejan a un “bar ligeramente borracho”… o como un toque final de delicada carpintería en este interior al que no le hace falta.

En la sala de este departamento de ensueño hay un sillón color coñac tapete con formas geomtricas y detalles azules.
En la sala, el sofá Duke (Louis Denavaut) se adapta perfectamente a la curva de la pared existente, mientras que, en aras de la simetría, el arquitecto ha recreado una curva tallada a la derecha.
Muebles hechos a la medida para ocupar las esquinas como desayunador y sof.
La entrada, muy “parisina”, está tratada en verde oscuro con un tapiz mural (Pinton). Un detalle de mármol crea un elegante umbral que hace juego con la alfombra (Pinton). Lámpara de pared y banco (MADE).
Ventana con vitrales en tonos rosa y verde pastel.
Como contrapunto a las vidrieras art nouveau, hay una estantería, un mueble y un cubre radiador hechos a la medida que adoptan un diseño lleno de líneas con influencias de 1920. 
Sala con sof color coñac tapete con detalles geomtricos y vitral en todos rosa y verde pastel.
Los tonos verdes y rosas de las vidrieras bañan la sala con una suave luminosidad, envolviendo los tonos de la madera y el color coñac del sofá Duke (Louis Denavaut).
Esquina decorada con flores un cuadro en tonos verdes y botellas de licor.
En un rincón de la sala, un bar del ebanista Mathieu Esclassan flota sobre sus dos patas diseñadas como timones de barco. 
Cocina de madera y encimeras con acabado de mrmol.
En la cocina se han mantenido todos los elementos, sólo que se cambiaron las puertas por unas de roble teñido y se colocó mármol Pele de Tigre en la encimera y el aparador. Pintado por Camille Chevrillon. 
Cabecera de madera con mesa de noche y apliques incluidos.
En el dormitorio, la cabecera Gio (Louis Denavaut) se apoya en el mueble de baño de mármol Pele de Tigre.
Baño de mrmol con tina y mueble de madera.
El mármol Pele de Tigre sumerge el baño en una gran ola de espuma traída por el mar. El largo mueble de madera del lavabo parece flotar con sus patas negras. 

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720