16 junio, 2024

¿Puede una casa brutalista y configurada en torno al acero ser cálida y acogedora? Sí, y aquí está la prueba

ARQ4

Ni un espacio expositivo ni un museo, esta vivienda de Sopelana, en Vizcaya, es el sueño cumplido de sus propietarios: una cáscara contundente y categórica que alberga en su interior una colección de muebles de acero de diseño.

Proyectar una casa brutalista ni es cosa del pasado ni está únicamente reservado para los grandes maestros de esta corriente arquitectónica. Porque lo cierto es que los códigos estéticos están ahí para ser revisitados desde una perspectiva moderna, actual y, evidentemente, acorde a los gustos de cada propietario (e interiorista). Eso es precisamente lo que han hecho María Miguel Arnaiz e Iván Sacristán Fernández, los fundadores de Design Studio MIID –un estudio de arquitectura y diseño de mobiliario escultórico– al proyectar su casa en Sopelana, Bizkaia. “Este proyecto muestra nuestra forma de entender la vida. No es ni un espacio expositivo ni un museo”, comenta María al hablar sobre la elección de piezas que cohabitan en el espacio.

Todas han salido de la mente de ella y las manos de él (herrero de profesión y parte del colectivo de Artesanos de Bizkaia), que hace cinco años decidieron centrarse en la creación de muebles hechos a base de acero. “Decidimos dejar nuestros antiguos trabajos –María era auditora e Iván hacia encargos para otros estudios– y abrir un showroom en la calle Dos de Mayo (en Bilbao)”, nos cuentan. A partir de ahí, el curso natural de la creatividad les ha llevado a diseñar espacios en los que los objetos, pocos pero bien escogidos, y los materiales, crudos y sostenibles, acaparan todas las miradas.

En el dormitorio principal una de las piezas de MIID una silla galn llamada Saltamontes que se inspira en la forma de...

Una nueva vida

Para esta dupla creativa, que admira el orden monacal de Francesc Rifé y la imponente rotundidad de Vincenzo de Cotiis, la respuesta a cómo debía ser su nuevo hogar estaba clara: “Queríamos una casa brutalista en cierta medida, que te diera la sensación de ser contundente, categórica, pero de una forma actual, acogedora y en consonancia a la vida que llevamos”, comienza María. “Desde el principio lo tuvimos claro, no queríamos tener nada que ver con el resto de adosados de la zona, sino que buscábamos poder transmitir lo que somos”, zanja Iván. Los 155 metros cuadrados que configuran esta construcción son, por tanto, un templo a sus obsesiones estéticas.

La casa se distribuye en tres plantas: una de lavandería, otra, la principal, en la que se encuentra la zona de día –un espacio diáfano de cocina, comedor y salón, un baño y una habitación– y una última en la que encontramos dos habitaciones –incluida la de matrimonio– y un baño. Toda se abre, además, al exterior, permitiendo que la luz del norte se cuele en cada rincón. Para potenciar ese efecto de lienzo, lo suelos de todas las estancias son de hormigón y la paleta cromática se reduce al gris, el blanco y la madera. Salvo por el ligero toque de color en el mobiliario del salón –realizado en colaboración con otros artesanos de la zona– y los textiles repartidos por la vivienda.

En el salón mesa de centro Pilares mesa con sobre mrmol Ereño recuperado sillones de acero y piel natural  y lmpara de...

En cuanto a si primero fueron los muebles (todos obra de MIID) o la casa, la respuesta es la misma que al acertijo del huevo y la gallina: “Nosotros concebimos las piezas para un espacio, no fabricamos en serie y no es lo que nos interesa. Algunas las teníamos claras de antes, otras han llegado en respuesta al rincón que debían vestir”, explican. Así han configurado un catálogo de esculturas utilitarias que complementan su día a día. “Todo lo que tenemos tiene una historia detrás, salvo el sofá del salón”, confiesan entre risas. “Nos gusta pensar que vivimos rodeados de una belleza única, de cosas que no vas a ver en otros hogares y que hasta que las ves aquí, en su contexto, quizá no te las imaginabas”.

El interior de esta casa te espera:

Bienvenidos

En el espacio abierto de cocina, comedor y salón, MIID apuesta por frontales blancos, fabricados a medida por un carpintero local. La estancia se viste con un frutero inspirado en las antiguas baldas de las neveras y varios taburetes hechos con diferentes aceros, todo obra del estudio.

Alma de androide

En el área de comedor, sillas Robocop (hechas a base de injertos de acero en la madera original de haya barnizada en color nogal), cuadro Espuma de mar con malla en acero galvanizado –que evoca la red de un pescador que arrastra únicamente espuma de mar– y mesa de mármol y base de acero, todo de MIID. Acompañando al conjunto, cerámica de Cáceres Tinajas Moreno León y jarra azul de herencia familiar con más de 100 años de antigüedad.

Belleza voladiza

La entreplanta está proyectada con una barandilla de vidrio que permite la entrada de luz y cuyo acceso se realiza a través de una escalera de peldaños en acero.

Mirando a las estrellas

En el dormitorio, el toque cálido de los textiles es obra de las manos artesanas de Renato Fabrics.

Hay tiempo para todo

El despacho está conectado con la habitación principal a través de un gran ventanal.

Visión de futuro

Esta zona de trabajo, que sobrevuela el espacio diáfano de la vivienda a través de la barandilla de vidrio, es un oasis de concentración inmejorable. Lo que lo hace aún más sofisticado y único es la imponente mesa de acero decapado y la silla Trono de hierro, en diferentes aceros y texturas.

El contrapunto se consigue con este Kilim bordado a mano de Somethingspecial, una tienda de Bilbao especialista en alfombras bereberes.

Mejor que un hotel

En el cuarto de baño, el lavabo es una gran virola de acero inoxidable. Le hace compañía la mesa auxiliar Origen, en acero corten oxidado, que combina con azulejos de Saloni, diseñados por Roberto Verino haciendo un guiño a la herrería.

Tiempo de relax

En otra de las habitaciones, desde la que se disfrutan los mejores amaneceres, se ha instalado un tipi en acero, una mesa en chapa perforada latonada con sobre de mármol rosa y un perchero inspirado en los clásicos aviones de papel.

Nada al azar

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720