14 abril, 2024

Nunca imaginarías que esta lujosa casa antes era un garage

Este antiguo taller dio un giro de 180 grados para convertirse en una lujosa casa estudio de una pareja amante del arte.

De garage a una lujosa casa-estudio, gracias a una hábil intervención arquitectónica y a una gran cantidad de arte…

Cuando las necesidades de vivir no se limitan a buscar un caparazón en el que encontrar confort y refugio, sino que se persigue el sueño de un entorno con características y dimensiones fuera de lo normal, hay que poner en juego la imaginación, la capacidad de ver más allá, la previsión, la percepción del espacio un poco al margen de los cánones y las reglas tradicionales. Tantas son ahora, en el mundo contemporáneo, las extravagancias de quienes, en busca de estos lugares, se topan con iglesias desacralizadas, escuelas en desuso, espacios industriales, fábricas, almacenes o, como en este caso, en un garage con un alto techo de bóveda de cañón que recuerda a las salas de exposiciones del siglo XIX.

Para dotar a este espacio de una distribución admisible y funcional, se llamó al joven arquitecto Alessandro Dotti, quien puso por escrito las ideas de los nuevos y aventureros habitantes de este gran espacio.

“Buscábamos una sala grande y luminosa con alturas importantes. Un espacio ideal para trabajar y recibir a los amigos. Encontrar un garaje en desuso detrás del centro de la ciudad, en el mismo barrio donde vivíamos, fue un verdadero golpe de suerte”.

Estamos en un pueblo de la industriosa provincia de Lombardía, y aquí viven Morena Piacentini y Federico Viola, un diseñador gráfico publicitario y entusiasta del arte que pronto dejó el diseño gráfico para confirmarse como artista por derecho propio: sus cuadros, de aspecto lúdico y alegre, sólo parecen grandes tiras de cómic, siempre hablan de temas sociales y medioambientales de considerable importancia.

La estructura de la cubierta constituye, en su desarrollo y tipología, un fuerte elemento distintivo de la arquitectura industrial y por ello se ha conservado en su totalidad y belleza. Una estructura que se enfatiza mejor con la construcción de muros que no tienen toda la altura precisamente para dejar a la vista la estructura existente. El trabajo del arquitecto se centró en los materiales, cuidadosamente elegidos en armonía con las necesidades de los propietarios, la paleta de colores, con alguna intervención en negro (siempre indispensable para enfatizar aun más los contrastes cromáticos), y la selección de la madera para el suelo con colocación en espiga francesa en toda la casa para dar continuidad ininterrumpida a esta luminosa y lujosa casa.

El suelo es de roble con colocación en espiga francesa, mientras que en la pared se ha colocado un mueble vintage de los años 50.

Los muebles proceden en parte de la casa anterior y a menudo son fruto de la búsqueda en mercados de antigüedades, señal de una atención incansable incluso en vacaciones. A continuación, las piezas de diseño, sofás de Ditre Italia, una mesa de Piero Lissoni para Lema y sillas de Miniforms. Todos los muebles hechos a medida fueron diseñados por Federico y su esposa. Los objetos, por su parte, representan “encuentros” ya sea de experiencias laborales, exposiciones o viajes.

El entorno se ha dividido longitudinalmente: al sur se encuentran la zona de estar y la cocina, mientras que al norte están las zonas de servicio y de descanso, divididas a su vez por un espacio “filtro” frente a la entrada principal. Esta zona está concebida como una especie de “telón” o espacio de exposición con una pared de cristal como telón de fondo, y fuera de ella un pequeño jardín para dar profundidad y dinamismo al espacio durante las horas de luz y escenificar un juego de luces y sombras al caer la noche. En el centro de este espacio “distributivo” se ha suspendido una llamativa obra de arte para captar la atención del visitante.

“Con nuestra aportación, el arquitecto dividió los espacios para obtener un entrepiso en el que pudiera tener espacio para mi estudio, un espacio abierto con la cocina y un gran salón”, dicen uno de los propietarios.

La escalera diseñada a medida que conduce al entrepiso donde se encuentra el estudio de Federico Viola.

La entrada principal se encuentra en el centro del edificio y hace de división entre las dos zonas de la casa. Aquí se ha insertado una chimenea de doble cara como elemento delimitador adicional, que por un lado separa y por otro crea una continuidad entre las dos habitaciones.

La zona de la cocina tiene una gran apertura que conduce directamente a un espacio exterior. Recorriendo la sala, completamente pavimentada con parqué, se llega al lado opuesto donde, en referencia a la actividad original, se ha colocado una antigua mesa de trabajo utilizada para exponer objetos de arte. Por otro lado, en la parte trasera se encuentra el volumen del garage con un entrepiso para su uso estudio al que se accede a través de una escalera de chapa pintada oculta por el muro. Todas las funciones de una casa tradicional han encontrado su lugar, pero el ambiente de los días laboriosos de antaño ha permanecido.

Vista superior de la casa-estudio, que antes era un enorme garage.
La cocina a medida, diseñada por los anfitriones.
La cocina diseñada a medida.
El papel tapiz de la marca Inkiostro Bianco.
En la zona de estar, sofá Ditre Italia y lámpara de mesa Taccia de Flos, diseñada por Fratelli Castiglioni.
La entrada al departamento.
En la sala de estar, sofás y mesas de centro de Ditre Italia. En la pared de la izquierda, las obras del anfitrión, Federico Viola.
El armario de Brocantage de los años 50, en el que se exponen los objetos encontrados durante los viajes.
En el baño, el calentador de toallas de Tubes.
Vista del pasillo que conduce a la zona de descanso.
Mesa Memo diseñada por Piero Lissoni para LEMA, lámpara Moooi, sillas Claretta de Miniforms.

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720