23 abril, 2024

Esta residencia de artistas nos llena de orgullo latinoamericano

ARQ3

Diseñada por Edgardo Giménez, Casa Neptuna es una residencia de artistas que llenará de inspiración y arte a América Latina.

Casa Neptuna es mucho más que una residencia de artistas ubicada en Latinoamérica; es simple y sencillamente arquitectura icónica. En este edificio de José Ignacio, Uruguay, está la alegría del color y está el juego de las formas, el aliento del océano Atlántico y del bosque nativo. Fue diseñada por Edgardo Giménez para acoger las residencias artísticas promovidas por la Fundación Ama Amoedo en Uruguay.

casa neptuna

Desde el exterior, la Casa Neptuna destaca inmediatamente por su estructura lúdica y sus colores vivos que parecen robados de la paleta de un artista pop: verde, amarillo, rosa y azul contrapuntean el libre juego de volúmenes dinámicos y extravagantes. Por otra parte, como señala el argentino Giménez —quien debutó en la escena artística en los años sesenta—, esta residencia de artistas se creó para “activar el pensamiento creativo”. Concebida como un espacio para vivir y trabajar, pretende ser ante todo un laboratorio de ideas y experimentación. Y no solo eso.

casa neptuna

“Es el lugar donde por fin puedes sentirte libre para ser creativo. Porque para mí la alegría y el juego son un aspecto esencial del arte”, continúa Giménez. Casa Neptuna se levanta sobre los cimientos de un edificio ya existente, en el que el artista centró su visión. Y luego lo transformó en un lugar especial, una pieza icónica de la arquitectura, con interiores amplios y luminosos y paredes muy blancas, como las de un moderno “cubo blanco”.

Arte con pasión: La historia de una idea

casa neptuna

Coleccionista y filántropa, Amalia Amoedo, creadora de la fundación que lleva su nombre, quiso que Casa Neptuna se construyera en un lugar que se ha convertido en referencia del arte contemporáneo: “José Ignacio siempre ha sido para mí un lugar especial y mágico. Lo que antes era un destino de vacaciones se ha convertido en los últimos años en un centro turístico con espacios de arte que ya son referencia en la región: el Skyspace de James Turrell, el Pabellón VIK y la increíble librería Rizoma”. Así que Amoedo pensó inmediatamente que un artista era la personalidad más adecuada para dar forma —literalmente— a la residencia de artistas de sus sueños: “Giménez supo representar la alegría y la inocencia de un niño, ¡en el mejor sentido de la palabra! El intenso verde pop de Casa Neptuna destaca en el paisaje del bosque autóctono, dando vida a una construcción de figuras geométricas que se hace eco precisamente de la firma estilística y la ‘sintaxis’ creativa de Giménez”.

casa neptuna

¿Lo más curioso? “En primer lugar, Giménez tuvo la máxima libertad creativa para realizar su proyecto”, señala Amoedo. Y no olvidemos el difícil momento en el que cobró vida: “Casa Neptuna se construyó durante la pandemia, y Giménez participó en la obra desde Buenos Aires a través de llamadas telefónicas y videollamadas. Debido a la difícil situación, un arquitecto local y su equipo trabajaron en José Ignacio siguiendo sus instrucciones”, cuenta Amoedo. Primero hice una maqueta de cómo quería que fuera la Casa Neptuna, y a partir de ahí empezamos a colaborar con el equipo que trabajaba en Uruguay”, añade Giménez.

Forja de creatividad: El proyecto

casa neptuna

Si los exteriores de la Casa Neptuna seducen por su capricho y extravagancia, con un toque posmoderno que evoca ciertas “fantasías arquitectónicas” de Alessandro Mendini, los interiores son un canto a la claridad y a la limpieza formal. Amplias y luminosas, las habitaciones están adaptadas a las necesidades de artistas multidisciplinares. Dos huéspedes a la vez pueden vivir y colaborar en sus espacios, que incluyen un gran estudio compartido, dormitorios privados con baño, una cocina totalmente equipada y una sala común multifuncional. Incluso hay una zona verde exterior con impresionantes vistas al océano.

casa neptuna

El signo creativo de Giménez se desarrolla siempre a partir de la intuición y el juego, tanto si está haciendo una escultura como una casa. Por eso la Casa Neptuna muestra también los rasgos distintivos de su alfabeto creativo: los colores saturados y vivos, la presencia del arcoíris, la iteración de formas circulares en las ventanas y arcos, su emblemática puerta en forma de trébol. Amalia Amoedo, que confió sin reservas en su inventiva, lo sabe bien: “En la arquitectura de Giménez triunfa su forma auténticamente artística de pensar y crear. No es solo un diseñador o un arquitecto. Es, más bien, un artista total”.

vista area de casa neptuna

El poder de la imaginación

“No hay academia en el mundo que te enseñe a imaginar. Lo más valioso debe venir de uno mismo. Para un artista, la creatividad es lo más natural”. Giménez, creador ya de proyectos icónicos como la Casa Azul (incluida en la exposición del MoMA “Transformaciones en la arquitectura moderna”, y no hay que confundir con la Casa Azul de Frida Kahlo) diseñada para el coleccionista de arte Jorge Romero Brest, entre sus conceptos arquitectónicos precede la génesis de la Casa Neptuna.

casa neptuna

“Cada vez que te encuentras en un lugar que no se parece a algo ya conocido, se despiertan nuevas sensaciones. Para mí era importante, a la hora de diseñar Casa Neptuna, que el espacio permitiera el juego, que la imaginación volara, y que sus habitantes se sintieran transportados a un ‘otro lugar ‘ diferente de sus rutinas diarias”, dice Giménez. “Porque el verdadero arte, al fin y al cabo, es el que no deja indiferente”. Y, sobre todo, lo que cuenta para Giménez es un punto fijo, más allá de cualquier ideología: “El arte no es patrimonio de una clase social concreta: el arte es para todos”.

El mecenazgo de Ama Amoedo

Creada para promover y apoyar el arte y las formas de expresión latinoamericanas, la Fundación Ama Amoedo es una organización sin fines de lucro fundada en 2021. Al frente de la iniciativa se encuentra la mecenas y filántropa Amalia Amoedo, coleccionista y defensora de las artes desde hace más de dos décadas. La misión de la fundación es ampliar la red y el conocimiento del arte latinoamericano, caribeño y de la diáspora, con especial atención a las escenas uruguaya y argentina. Está confiada a la dirección artística de Verónica Flom.

casa neptuna

Su compromiso continúa con, entre otras, la segunda edición de Residencia FAARA que comenzará en marzo de 2023. Los artistas seleccionados son: Marylin Boror Bor (Guatemala), Seba Calfuqueo (Chile), Lizania Cruz (República Dominicana), Paola Monzillo (Uruguay), Rita Ponce de León (Chile), Florencia Sadir (Argentina).

FUENTE: AD Magazine.

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720