15 abril, 2024

Esta casa en la playa es un paraíso 

Esta casa en la playa parece salida de un sueño gracias a su arquitectura minimalista que llena de tranquilidad el espacio.

Una casa en la playa tiene que ser, necesariamente, un paraíso. Hay un viejo proverbio que dice que nunca debes contratar a alguien a quien no puedas despedir. Pero Franky Lee se alegra de no haber seguido ese consejo al construir su casa de Amagansett, situada en el pueblo de los Hamptons, frente al océano y bendecida con un paisaje marino natural y playas de arena blanca.

Lee, de 37 años, contó con la ayuda de dos amigos de la Universidad de Pensilvania para levantar su residencia de 1,761 m²: el arquitecto Ian Starling y la paisajista Margaret Jankowsky (Starling añadió a Emily Lindberg a la mezcla para encargarse del diseño interior de esta hermosa casa en la playa).

Los resultados de la colaboración, una estructura notablemente minimalista que contrasta con el crudo paisaje costero, prácticamente garantizan que esas amistades de la época universitaria permanecerán intactas. “Ian fue fundamental en todo el proceso, desde ayudarme a decidir la ubicación hasta dirigir cada detalle del diseño”, dice Lee. “Margaret hizo que toda la colaboración fuera aún más gratificante”.

El equipo de diseño pasó un año trazando los elementos arquitectónicos y tectónicos del proyecto y otros 12 meses construyendo la estructura. En el camino, sortearon la rigidez de los códigos de construcción de la ciudad para crear una casa que evitara con éxito el estilo de las viviendas prefabricadas de tejas de madera que salpican el barrio.

“Franky no tuvo miedo de arriesgarse con el diseño”, dice Starling, que pasó varios años en SHoP Architects antes de lanzar su propio estudio en 2017. Su firma boutique con sede en Brooklyn se especializa en la creación de espacios aerodinámicos y ricos en materiales. “Era importante para él crear algo único pero también muy personal para su propia naturaleza estética”.

El exterior de la casa en la playa está revestido con madera negra Gendai Shou Sugi Ban de Nakamoto Forestry en Oregon, mientras que el interior se caracteriza por elementos de madera cálida, incluidos suelos y carpintería de roble blanco. La alberca, situada en una cubierta elevada, es el punto focal de la distribución de la casa. Starling acristaló los espacios comunes con ventanales de piso a techo y los orientó hacia la cubierta de la alberca. La sala principal es un espectacular espacio de doble altura al oeste de la alberca, mientras que el comedor, al norte de la alberca, tiene una gran puerta corredera que desaparece en un hueco de la pared, creando una conexión perfecta entre el interior y el exterior. “Los espacios están conectados física o visualmente con la cubierta de la alberca para crear una sensación constante de conexión con el exterior”, añade Starling.

El diseño interior pretende complementar las líneas minimalistas y nítidas de la arquitectura, explica Emily Lindberg, diseñadora con estudios en Providence y Nueva York cuyo trabajo suele adoptar un enfoque integrador de la arquitectura y los interiores. “El objetivo era suavizar la arquitectura añadiendo más textura, más color y curvas”, dice.

Las piezas de carpintería personalizadas, como la isla de la cocina y el comedor, utilizan proporciones, ángulos y curvas exageradas para conseguir un aspecto más suave y alegre, manteniendo al mismo tiempo la paleta de colores de la arquitectura. Elementos vintage, orgánicos y hechos a mano, junto con piezas nuevas y líneas limpias, crean diversidad visual y una sensación de vida. La arquitecta paisajista Margaret Jankowsky colaboró con Starling en el diseño de un emplazamiento que abraza su entorno costero; el lugar perfecto para una casa en la playa.

Aprovechando la belleza natural de las dunas cercanas y las plantas de playa, en el jardín delantero predominan las especies autóctonas, como el pino piñonero y el ciruelo de playa. Es una casa en la playa con hierbas de prado entre una mezcla de pinos y robles, con arbustos leñosos más cerca de la residencia.

“Este tipo de proyectos suelen ser estresantes”, dice Lee. “Pero poder trabajar con gente que conoces y en la que confías hizo que al final todo fuera bastante gratificante”.

La nítida arquitectura minimalista de la casa en la playa contrasta con el crudo paisaje costero. El exterior está revestido con Gendai Shou Sugi Ban de Nakamoto Forestry.

.

Unos sencillos caminos de piedras de playa conducen a la puerta de entrada por el lado norte de la casa y a una regadera exterior y a la alberca por el lado sur. Los jardines que rodean la casa están diseñados como espacios de vida y como conexión con el paisaje de dunas circundante.

.

La distribución de la propiedad gira en torno a la alberca, situada en el centro del solar sobre una cubierta elevada. La sala es un espacio de doble altura situado al oeste de la alberca. Todas las habitaciones “están conectadas física o visualmente con la cubierta de la alberca, creando una sensación constante de conexión con el exterior”, explica el arquitecto Ian Starling.

.

Emily Lindberg Design y Starling Architecture crearon la banqueta a medida y la mesa del comedor. Se encuentran detrás de una puerta corredera de cristal que desaparece en un hueco de la pared, creando una conexión perfecta entre el interior y el exterior.
La obra de arte mural es un encargo de Cassie McGettigan. Las sillas de comedor son de roble francés vintage y la lámpara es de Florian Schulz vintage, ambas de 1stDibs.

.

Las piezas personalizadas de la cocina utilizan proporciones, ángulos y curvas exageradas para conseguir un aspecto más suave y lúdico que mantiene la misma paleta de colores de la arquitectura. Emily Lindberg Design y Starling Architecture colaboraron en la isla de cocina, fabricada por Armada. Los taburetes son del diseñador italiano Lucian Ercolani, vía Design Within Reach. La lámpara colgante es de Pablo Pardo. La lámpara de mesa es de Victoria Morris y el azulejo de la cocina es de Clé tile.

.

El interior de la casa en la playa se caracteriza por cálidos elementos de madera, como suelos de roble blanco en una sala con espectaculares techos de doble altura. Un sillón vintage de Arne Norell y una mesa de centro de Ania Wolowska decoran el espacio. Ambas piezas son de 1stDibs. La alfombra es de ABC Carpet & Home. La mesa auxiliar de Kari Virtanen para Nikari es de Finnish Design Shop.

.

Muchos de los espacios de la casa están conectados física o visualmente con la cubierta de la alberca, creando una relación constante con el exterior.

.

El estudio está al este de la alberca y contiene una biblioteca y un espacio de trabajo. El escritorio es de Egg Collective. La silla de escritorio es una brutalist french vintage y la lámpara de mesa es de L’Aviva Home. Ambas son de 1stDibs. La obra de arte es de David Shrigley. Estantería de Vitsoe y alfombra Kilim.

.

En el estudio hay un sillón y una otomana diseñados por Martin Eisler para Matter. La alfombra es de Kilim Studio. Las tumbonas de la alberca son de Shore y la mesa auxiliar, de BluDot.

.

Uno de los dormitorios conduce a un cuarto de baño azul interconectado. El color enlaza con el agua cercana.

.

Las literas —y un rincón de lectura— ayudan a que todos se sientan bienvenidos.

.

Una regadera alicatada no desentona con los elementos de madera de la vivienda.

Fuente: Ad Magazine.

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720