14 abril, 2024

Esta casa de ensueño en Perú fue diseñada como un templo atemporal

En Lima, el arquitecto Martín Dulanto quiso minimizar lo más posible el impacto de esta vivienda en el entorno. 

Construida en un terreno de más de mil metros cuadrados, esta casa fue diseñada con el objetivo de vincular todos sus espacios con la naturaleza circundante. Cuenta con tres niveles: el sótano de casi 48 metros cuadrados con la escalera que sube al primer nivel; la planta baja de 132 metros cuadrados con la sala, el comedor, la cocina, un estudio, una sala de juegos, así como los tres patios, la piscina y la terraza; y la planta superior de 169 metros cuadrados con tres dormitorios y sus salas de baño

El arquitecto Martín Dulanto, que encabeza su despacho epónimo, es la mente creativa atrás de esta propiedad situada en la ciudad de Lima

Dormitorio con ventanas

“El proyecto se concibe con la premisa de minimizar su impacto en el entorno. Se buscó generar la atmósfera de un templo atemporal tomado por la vegetación, que rinde culto a la vida”, destaca Martín, quien concibió las fachadas para fundirlas con el entorno por medio de la paleta de colores y de materiales. Se respetó la topografía natural del terreno para dar vida a la casa gracias a la proyección de cuatro plataformas. Sobre tres de ellas se posa la vivienda mientras que la plataforma inferior es un gran jardín. 

El concreto armado con pórticos (vigas y columnas), la tabiquería de ladrillo y el vidrio son los materiales que predominan. En el interior, la interiorista Giselle Sersen se encargó de decorar los espacios. 

Fachada de casa en Perú
El arquitecto Martín Dulanto diseñó esta casa que ocupa un terreno de más de mil metros cuadrados.

El proyecto en sí es un exoesqueleto de concreto armado que no es más que mesa en doble altura soportada por un deambulatorio péptido en su contorno y que en su interior contiene una gran caja reticulada y vidriada”, describe Martín Dulanto. 

Esta caja consta de los espacios principales de donde se contempla el exterior a cada instante. “Esta, a su vez, contiene otras cajas sueltas en su interior, con un carácter opaco, para las áreas más íntimas y privadas”, añade el arquitecto. Las ventanas de piso a techo dejan entrar mucha luz natural adentro y refuerzan el vínculo visual con el paisaje circundante. 

“El exosqueleto sostiene la casa a nivel estructural, crea un filtro previo entre el interior y exterior, y es un espacio intersticial y de transición – un enlace entre la naturaleza y la arquitectura”, concluye Martín Dulanto.


  • Fachada en el campo

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720