16 junio, 2024

Espacio del coleccionista

ARQ5

por Gonzalo Li, Mariana Leguía, Pascual Celis, Cairel Gubbins, Roxana Paniagua y Lorena Piana

El concepto arquitectónico de este espacio fue concebido por los arquitectos Mariana Leguía y Gonzalo Li, a partir de una reflexión sobre el proceso de formación de una colección. Esta reflexión se nutrió en conversaciones con el Museo de Arte de Lima, cuyo Comité de Subasta preside Li. El concepto define dos hemisferios del coleccionismo, la investigación y la exhibición, y estas dimensiones se plasman en dos ambientes enlazados por un andamio desmontable con una colección de orquídeas (un homenaje a los primeros coleccionistas que miraban la botánica como objetos de estudio y deseo). Por un lado, el gabinete, con un archivo de piezas contemporáneas y regionales; por otro lado, la galería, donde conviven piezas de arte con elementos de diseño, inspiración y factura local.

¿Cómo llevar este concepto a una realidad que se perciba habitable? Los arquitectos Pascual CelisCairel GubbinsRoxana Paniagua y Lorena Piana fueron los encargados de concretar y completar la propuesta. Se propone un juego de colores e iluminación que pone en relevancia la riqueza y el valor de las piezas que componen el espacio, con una mirada ciertamente contemporánea. El resultado es un estudio pleno en objetos estimulantes que revela la curiosidad, el aprecio y el disfrute detrás de una colección.

Se luce el gran retablo, a manera de mueble armario; la cerámica shipibo-conibo casi como parte de la base de la mesa de Piero Lissoni; la luminaria lineal de Luis Ortiz de Zevallos que atraviesa el recinto, entre muchas otras piezas. “El mobiliario, hecho a medida, busca resaltar diversas tradiciones regionales en formatos específicamente comisionados”, explicó Gonzalo Li. “Como los textiles fabricados en telar de cintura de San Miguel de Cajamarca, las telas de algodón con diseños pintados con tintes naturales por comunidades amazónicas, y los tejidos en fibra vegetal de junco, maderas recuperadas y maderas certificadas”, describió el arquitecto.

La selección de obras de arte estuvo a cargo del Comité de Subasta del MALI y el criterio fue tratar de consolidar nuevas formas de entender el arte, “animadas por una relación cada vez más horizontal entre las distintas esferas de la creación plástica en el país”, finalizó Gonzalo Li. Es interesante notar que el enchapado del ambiente permite mover y colgar las piezas de distintas formas, incluso inclinadas en el techo. Y es que la gran motivación detrás de este espacio comisionado por el MALI está en generar mayor interés por el coleccionismo como una práctica actual, más diversa, que reflexiona sobre los procesos.

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720