15 abril, 2024

El Palacio de Buckingham

El Palacio de Buckingham es la residencia central de la monarquía constitucional de Gran Bretaña y aunque es propiedad del pueblo británico, la Familia Real lo utiliza como su residencia oficial en Londres. El terreno pasó a ser propiedad real por primera vez en el siglo XI y se construyó el primer edificio en él en 1624. El edificio posterior fue adquirido por el rey Jorge III en 1762. Este fue desarrollado y ampliado y en 1837 se convirtió en la residencia principal de la reina Victoria. Desde ese entonces, el Palacio de Buckingham es la residencia permanente del monarca británico.
Aunque el Palacio de Buckingham es propiedad de los británicos, la familia real lo utiliza como su residencia oficial en Londres. También alberga las oficinas de aquellos que apoyan las actividades y deberes del día a día del Monarca. Proporciona el lugar para Ceremonias Reales, visitas de Estado e Investiduras. Aunque es un palacio en funcionamiento, desde 1993 ha estado abierto al público durante Agosto y Septiembre, mientras que la Reina está fuera de palacio, se permite visitar algunas salas del palacio al público.

Historia del Palacio de Buckingham

El terreno en el que se encuentra el Palacio pasó a ser propiedad real por primera vez cuando fue adquirido por Eduardo el Confesor, pero Guillermo el Conquistador se lo dio a Geoffrey de Manderville. Geoffrey lo legó a los monjes de la Abadía de Westminster y durante la época medieval lo usaron como tierra de cultivo.
La corona iba a volver a adquirir la tierra a través de Enrique VIII en 1536 y él creó un parque que abasteció con mucho cariño como su coto de caza personal.
La primera casa en el sitio fue Blake House, que fue erigida por Sir William Blake en 1624. El siguiente propietario, Lord Goring, la amplió y en 1633 se convirtió en Goring House. En 1668 fue adquirido por Henry Bennet (Conde de Arlington), el Secretario de Estado de Carlos II. Esta casa fue destruida por un incendio en 1674 y fue reconstruida como Arlington House.


En 1698, John Sheffield, quien se convirtió en el duque de Buckingham, alquiló Arlington House y la compraría en 1703, donde demolió el edificio existente y lo reconstruyó como Buckingham House.
En 1762, Buckingham House fue adquirida por el rey Jorge III (1760-1820) a un costo de £ 21,000 como residencia privada. La casa fue originalmente concebida como un retiro privado para la familia real, y en particular para la reina Charlotte, y se la conocía como la Casa de la Reina. En ese momento, el Palacio de St. James seguía siendo la residencia real oficial y ceremonial, aunque la Casa de Buckingham se desarrolló a lo largo de los años, en particular por Jorge IV.
Buckingham House se convirtió en la principal residencia real en 1837 cuando Victoria fue coronada reina. La monarca amplió y mejoró enormemente el edificio creando el Palacio que vemos hoy. Agregó el alerón delantero en 1847 para adicionar más espacio.
Esta ala fue diseñada por Edward Blore y se construyó originalmente con Bath Stone, pero se refrentó con Portland Stone en 1913. Es esta ala la que contiene el famoso balcón donde aparece la familia real en muchas de las ocasiones relacionadas con los eventos importantes de la nación.
La fachada principal es conocida en todo el mundo y es famosa por la ceremonia del cambio de guardia que allí se lleva a cabo. Frente a la entrada principal se encuentra el Monumento a Victoria colocado allí una década después de su muerte en 1911.


Los visitantes que pagan ingresan al palacio a través de la entrada utilizada por Ambassador’s y se conoce con el nombre de Entrada de Embajadores.
Este se encuentra en el lado izquierdo mirando a la fachada principal. Los invitados que asisten a las funciones oficiales y los que asisten a las fiestas en el jardín utilizan la Gran Entrada. La entrada de los Embajadores fue diseñada por Edward Blore quien, junto con John Nash, diseñó muchos de los Salones de Estado.
El Palacio contiene 19 salas estatales que están incluidas en el recorrido público.  Al entrar, los visitantes van primero al Gran Salón, esta era la entrada original y está iluminada por una cúpula poco profunda. Además de los visitantes de pago, más de 50 000 personas visitan el palacio cada año para almuerzos, cenas, recepciones y fiestas en el jardín real. Los invitados a las fiestas en el jardín suben unos pocos escalones y pasan por el Salón de Mármol y la Sala de Proa hasta el jardín.

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720