14 abril, 2024

El diseño minimalista orgánico lo es todo en este departamento

Lleno de luz natural y colores suaves, este departamento de diseño minimalista resalta por sus materiales naturales.

Con un amor hacia el diseño minimalista y procedentes del Upper East Side, los dueños de este departamento de ensueño decidieron instalarse en Tribeca, el barrio de moda en la ciudad de Nueva York, con sus callejuelas adoquinadas, grandes lofts, famosos, restaurantes y bares populares. “Los conocía desde hacía tiempo, había diseñado su departamento anterior”, dice la diseñadora Jessica Gersten, de Jessica Gersten Interiors. “En este nuevo lugar, querían ‘elevar el ’ con obras de arte y piezas de mobiliario a medida”. El edificio, 111 Murray, es un nuevo rascacielos residencial de 64 plantas con vistas de 360 grados de Manhattan y paredes curvas de cristal que abrazan con gracia las vistas de la ciudad. En este entorno totalmente acristalado con vistas al río Hudson, los propietarios tenían una petición sumamente importante: que el mobiliario fuera luminoso y aireado, la sofisticación sencilla y la elegancia suave. El espacio tendría que ser funcional, que contara con una oficina en casa y suficiente espacio para los dos adolescentes de la pareja.

En la sala, frente a la enorme pared de cristal, un sofá curvo Sylvester (The Bright Group), una mesa auxiliar de travertino Bump (Ana Karlin), un sillón Loop (Property Furniture) y mesas de centro nido de roble (Jessica Gerstein). Frente a la pared, un farol de papel de Akari Noguchi. Alfombra a medida (Jessica Gerstein). 
En la esquina curva del edificio, el comedor utiliza materiales suaves y tonos claros. En torno a una mesa hecha a medida (Jessica Gerstein), sillas (Studio Twenty Seven). Lámpara de suspensión de Semeur d’Étoiles (The Invisible Collection). 

Un interior luminoso y aireado

Jessica Gerstein no cambió fundamentalmente la estructura del departamento original. Se limitó a crear un techo suspendido para integrar un nuevo sistema de iluminación y a uniformar el conjunto con una pintura de acabado perfecto para garantizar un blanco suave y nuboso. También eliminó la pared que separaba la cocina del comedor y creó una barra de yeso de forma orgánica que delimita el espacio y aporta inspiración artesanal a la estancia. No es su única intervención en este sentido. En el pasillo, la decoradora creó un aparador bajo de madera estriada inspirado en Jean Michel Frank, que combina con apliques de cerámica y una obra fotográfica de Erin Shirreff. Una primera impresión que marca la pauta. Papel, madera, yeso, cerámica, pergamino… con un diseño minimalista y limpio, los materiales son sencillos, crudos, respondiendo a una modernidad de la arquitectura que no hay necesidad de parafrasear.

mesa de piedra blanca

La suavidad del material

En la sala, un sofá curvado crea una suave separación con el comedor y establece un suave diálogo con las butacas, las mesas de centro y el mueble suspendido de pared que puntúa la gran hornacina de la zona de estar. Este nicho, realizado en pergamino, alberga un farolillo de papel colgante Akari de Isamu Noguchi, no hace falta nada más. En el dormitorio principal, Jessica Gerstein diseñó una cabecera de cama con paneles tapizados en tela y enmarcados en roble, mientras que un sofá redondeado responde a dos obras de la serie Vitrified de Eskuto Ichikawa. En el área del home office, mesas de trabajo y unidades de almacenamiento de roble claro con formas sencillas realizadas por la decoradora acompañan el ping pong entre el papel tapiz geométrico y la moqueta abstracta, complementados por una consola de pergamino rematada por una colorida obra de Wufa-Natasha. El material… siempre, siempre la importancia del material.

La cocina es abierta, con tonos beige que se mezclan suavemente. La isla sirve de comedor y oculta discretamente los electrodomésticos. 
En la hornacina de la sala con paredes apergaminadas, frente a un aparador bajo suspendido, un sillón y su otomana Hygge (Saccal Design House) y una mesa auxiliar de formas libres. 
En el recibidor, un aparador bajo de madera desbastada (Jessica Gerstein) marca el tono del piso, natural y sofisticado. En la pared, dos apliques (The Invisible Collection) enmarcan una obra fotográfica de Erin Shirreff. 
En el dormitorio principal, la cabecera es de paneles de roble hechos a medida y recubiertos de tela (Toyine Sellers). Sobre las mesillas de noche flotantes hay apliques con volutas (Adam Otlewski). Alfombra (Alt For Living). 
Frente a un sofá Julep (Tacchini), una mesa auxiliar Gabrielle (Hermine Bourdin). En la pared, dos obras de la serie Vitrified del artista Eskuto Ichikawa. 
Sobre la credenza a medida (Jessica Gerstein), una lámpara Webcoat de Steven Haulenbeek. Arriba, un espejo de forma libre (Stahl and Band).
El baño contemporáneo presenta espejos y piedra en tonos beige cálidos. 
En uno de los dormitorios, el papel tapiz en tonos azul claro tiene un sencillo dibujo rectangular (Zak y Fox).
La zona del despacho cuenta con dos asientos. La encimera y los estantes de almacenamiento fueron diseñados a medida por la decoradora Jessica Gerstein. Moqueta (Alt For Living). Sillas de oficina (Fair Design).
En el despacho, sobre una consola de pergamino diseñada por Jessica Gerstein, una colorida obra de Wufa-Natasha.

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720