14 abril, 2024

Ecosistema doméstico

por Augusta Pastor y Santiago Roose

Lo describen como un laboratorio para activar los sentidos. En estas cocina y comedor, la arquitecta Augusta Pastor y el artista plástico Santiago Roose devolvieron las paredes a su concreto expuesto. En lugar de colocar elementos en los ambientes, se los sacó. “Quisimos intervenir con lo mínimo posible, como si pudiéramos llegar a este espacio y habitarlo solo con lo más indispensable”, explicó Augusta.

Así, se dejó el piso original con sus imperfecciones “que hablan del paso del tiempo”; el comedor muestra un acabado tarrajeado y más pulcro, pero igualmente desnudo; el acero inoxidable de la cocina se usa en una sola plancha, sin costuras. Solo los reposteros tienen un enchape con un diseño de Ettore Sottsass de los años ochenta, muy orgánico.

La mesa y las sillas del comedor fueron diseñadas en colaboración con el arquitecto libanés afincado en Lima, Pascal Tarabay, quien además participó en el diseño de la iluminación. La cerámica blanca y minimalista es de Andrea Espinoza y Santiago Roose expone dos piezas de arte.

El jardín también es parte de la propuesta. Aquí, la dupla definió el patrón de las baldosas del piso, que se asentaron sin aplanar, lo que genera la experiencia de caminar en la naturaleza. Este paso es interrumpido por islas o cráteres —como los definió Augusta Pastor— con palmeras ponytail (también llamadas patas de elefante). En su paisajismo, los diseñadores apuestan por hierbas y especies comestibles como el orégano y la manzanilla. “Especies muy cercanas a la cocina, a la medicina”, especificó la arquitecta. “Bajo la misma lógica de los interiores, es como posarse en la naturaleza. Ella sola se va autorregulando”.

Citando “The Eyes of The Skin”, del arquitecto finlandés Juhani Pallasmaa, esta dupla creativa busca aproximarse a los espacios apelando a otros sentidos. “Vivimos con un exceso de imágenes y pecamos al proyectar pensando solo en el sentido de la vista”, reflexionó Augusta Pastor. “En cambio, el tacto —sobre todo cuando hay materiales con mucha rugosidad y memoria—, genera una experiencia corporal del espacio”. Y, probablemente, una forma de vida en la urbe más sostenible y lógica.

SUSCRÍBASE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES





CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 955 059 720